Sábado de Misión

El pasado 6 de julio tuvieron lugar 2 misiones en simultáneo: Hospital de Niños y La Cruz.
En esta ocasión, la misión del hospital fue diferente a todas las demás debido al paro de transporte público. Usualmente las actividades se dan de la siguiente manera: formación a la pastoral de la salud, una dinámica, adoración y por último la visita las salas, hablando de un tema en específico . Sin embargo, en ésta ocasión no pudo darse la parte de formación, ya que los miembros de la pastoral no pudieron trasladarse a la institución. Ésta misión al hospital se dio en un ambiente de intimidad entre los chicos que forman parte del grupo de Pescadores (5to y 6to año de secundario), quienes dirigen éste apostolado.
 Empezamos recibiendo a Jesús, rezando para que el Espíritu Santo iluminara a quienes estaban a cargo (cada grupo tiene una misión específica y así mismo tiene algunos chicos del grupo que se encargan de la misión mensual, desde los materiales hasta la parte formativa de la misma).
Fue así, que se explicó el porqué de la misión, qué tema se tocaría en las salas y, luego de tener un momento de formación íntima, se pasó a la Adoración Eucarística, en donde se habló pura y enteramente de la MISIÓN , en donde cada uno pudo descubrir un poco más de este gran apostolado de amor. Cada uno pudo darse cuenta la importancia que tienen sus acciones y palabras en la vida de otras personas.
En esta misión todos los organizadores (keyfas y los mismos chicos) pudieron ver y darse cuenta que todo tiene fruto a su tiempo; pudieron ver cómo el grupo creció y a cuántos se les contagió el espíritu misionero, ese Espíritu que va más allá de un lugar físico como el hospital o La Cruz, sino que se refiere a la misión de llevar a Cristo mismo en nuestros corazones.

Como dijimos, también tuvo lugar la misión a La Cruz, un pequeño pueblo que visitamos hace ya muchos años, a cargo de _Mensajeros_ (3er año de secundario), tanto keyfas como chicos asistieron a esta misión, dándose cuenta de los abundantes frutos que dejaron la vez pasada.
Como es costumbre, primero se reza en la capilla para encomendarse a María, y poner todo en sus manos;  después se visitaron las casas, en donde se habló del corazón de María (previamente se habló del sagrado corazón de Jesús en la misión anterior, para luego hablar la importancia de San José Custodio en ambos corazones; en la próxima misión).
 Algo a destacar de ésta misión fue que pudo realizarse gracias a voluntarios que pusieron sus autos a disposición de quienes misionaban. Todos ellos dejaron sus comodidades y su rutina en pos del pueblo, que esperaba con ansias a sus misioneros.

 

[CP]

Compartir

Otras noticias

¿Quieres solicitar una suscripción gratuita?

Completa el formulario y en menos de 24 hs tendrás una respuesta

Ingresar