¡Que emoción cantarle al Papa!

Bernardo Singh, miembro de Apóstoles de Lourdes, tuvo la bendición de vivir un momento único frente a su Santidad el Papá Francisco. Desde allá intentó poner en palabras lo que sintió al cantarle y compartir con él y su familia.

Cuando nos enteramos que íbamos a tener una audiencia privada con el Papa nos emocionamos mucho ya que nadie de mi familia esperaba poder contar con esa gracia; entonces agarré mi remera de ADL y la guardé en la valija. Después a mi mamá se le ocurrió que le dedicáramos la canción «Buen Pastor» al Papa; ya que le había parecido la canción justa para el momento, y la fuimos practicando durante el viaje.

Cuando entramos en la oficina estaba muy nervioso ¡Imagínense conocer  al mismo Papa, en persona, en audiencia privada!

En el momento que cruzó la puerta el corazón se nos salía del pecho.

Francisco nunca perdió su chispa argentina.

Mi tío que es sacerdote le regaló una Cruz tallada y nosotros aprovechamos para regalarle la remera de ADL contándole que éramos un grupo de jóvenes católicos de distintas edades y colegios.

En ese momento, mi tío le cuenta al Papa que le habíamos preparado una canción para Él, y cantamos con mi familia la canción “Buen Pastor”.

Elegimos la canción porque la letra refiere al Buen Pastor que es Jesús, y el Papa, al ser su representante en la tierra, es el Pastor que nos guía y nos lleva hacia el Padre.

Una parte de la canción que me gusta mucho es la que dice: «En sus manos la misión de llevarnos hacia Dios» ya que nosotros lo seguimos a él que como pastor guía a las ovejas.

Fue el momento más emocionante y en el que más nervioso estuve en toda mi vida, pero me ayudó saber que todo lo que hacíamos y el momento que vivíamos era pura gracia de Dios.

Al terminar, el Papa preguntó si yo había compuesto la canción, y le conté que la canción la habían compuesto en Apóstoles y nos felicitó.

Al final le pedimos un mensaje para los jóvenes; y nos dijo:

«La juventud es un tiempo para cosechar y sembrar;

Cosechar: lo que otros sembraron, recordando de dónde venimos, nuestras raíces, la sabiduría que nos transmiten nuestros mayores.

Sembrar: mirando bien hacia dónde caminamos, siempre siguiendo a Jesús. Porque todo lo que vivimos y damos durante nuestra juventud es una maravillosa siembra, una inversión de esperanza”.

Y cerró con su famosa frase: “HAGAN LÍO!!!”.

Bernardo Arwind Singh Aversano

Autor: Bernardo Singh
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Otras noticias

¿Quieres solicitar una suscripción gratuita?

Completa el formulario y en menos de 24 hs tendrás una respuesta

Ingresar